miércoles, 1 de mayo de 2013

El fresno, de Milagros King

Y la verdad es que me siento vieja.
Ya podría dejar de soplar el viento
sobre ese fresno de afuera,
de afuera y se sabe que hablo
de la calle y se sabe, ¿o no?,
que de las batallas hablo siempre.

Nosotros somos los que la tenemos clara
hasta que sopla un poco de viento.

Y ahí estamos, juntando cadáveres.
Ya no disimulamos más lágrimas
tras los versos del minimalismo y se sabe
que llega un punto en que hasta a nosotros
nos suena ridículo y vaya si se sabe.

Y la verdad es que todos nos sentimos viejos, ¿o no?,
Nosotros, los de después de la batalla,
que vinimos a juntar las pertenencias de los muertos
para entregarlas a los familiares.

Y la verdad es que no creímos nunca
y por eso nos la creímos. 
Aunque ya no nos sirve de nada.

Y ahora a dejar de escribir.
Y ahora a seguir juntando esos cadáveres de la calle
que si no por Buenos Aires no se puede transitar.

La verdad es que ya podría dejar de soplar el viento
sobre ese fresno de afuera.



Milagros King (Argentina, 1975 - 13 de diciembre - 2014)



1 comentario:

  1. Feliz Primavera, Mili. ¿Sabés? Ese fresno sigue en pie, sobre la calle Yatay. Y extraña tu risa, tus ojos, tu Ser. Te sigue buscando. No se da por vencido... insiste. Y el viento es su mejor aliado.

    ResponderEliminar