martes, 1 de marzo de 2011

Jamás escribieron una sola línea, de Carlos Antognazzi

Jamás escribieron una sola línea de ficción o poesía, pero
allí están dispuestos a decir esto sí y aquello no, esto de
acá es literatura pero aquello nunca, esto y aquello, pero
ellos ni esto ni aquello, sólo crítica. Curioso comportamiento.
Curioso comportamiento, que no vacila en delimitar lo
indelimitable, en encorsetar lo inencorsetable, en
parcializar lo inasible. Y las obras, pobrecitas, quedan
indefensas
ante el "aparato crítico", ante el montaje de sabíduría y
circunspección de los ceños adustos, formalistas,
concienzudamente estructurados.
Y mientras ellos siguen con la crítica los escritores siguen
escribiendo, al margen de tanta bambolla erudita que nada
aporta
a la obra, porque nada se puede agregar a un texto bien escrito:
todo agregado no será más que eso, y entonces para qué.
Pero ellos no escribieron poesía ni cuento ni novela. Y sí
dijeron qué era poesía (el ritmo es el factor constructivo del
verso, sostuvo Tinianov) o, más genéricamente, qué es la
literatura:
aquello que posee literaturidad. ¿Y qué (monstruo verbal, diría
Borges redivivo) es la "literaturidad"? Pues la literaturidad es...
es... ¡justamente eso, literaturidad!
La crítica y la teoría no necesitan explicación (fuera del
texto), pero la literatura sí. Caramba, la literatura sí.


del libro Arte mayor (Ediciones Tauro, 2003).
Carlos Antognazzi nació en Santa Fe, Argentina, en 1963. Ha publicado 14 libros entre cuentos, novelas, ensayos, artículos y poemarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario