jueves, 3 de febrero de 2011

I, de Norberto Antonio

La consigna es no aceptarse fugaz, infectar de vileza
los días que no merecen ser vividos,
reconocer el gusto por la forma de las frutas,
separar el espesor de la espesura y después
hacer una desolación con tres silbidos
y después no hacer ningún esfuerzo en abstenerse
de cantar en los cementerios
junto a los que no murieron del todo
y después, después
quemar todo lo escrito
como si desvivir fuera posible.

(de "Cerca no es encima", 2008, Honorarte, Buenos Aires)

No hay comentarios:

Publicar un comentario