lunes, 31 de enero de 2011

La poda, de Carlos Aprea

entrado el invierno,
fría la tierra, la corteza fría,
las ramas implorando hacia el cielo plomizo,
el viejo calza sus guantes y prepara
la pinza de podar,

observa el ciruelo sus extendidas ramas,
recorre el cuerpo que ha dado el tiempo
a la copa desnuda,
sus antiguos nudos, sus bifurcaciones,
adivina una geometría que subyace
oculta a nuestra vista
y comienza, corte a corte,
a volverla visible,

de cada uno de estos cortes
dice,
depende la próxima cosecha.

(de "abrigo", 2006, Ediciones Al Margen, La Plata, Buenos Aires. Carlos Aprea nació en La Plata en 1955)

No hay comentarios:

Publicar un comentario